miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía. 8.60 Nélida Esther Delucchi.


doctor CORDOBA (fiscal)
Caso Nélida Esther DELUCHI: fue secuestrada el 5/8/76 a las 5:30 horas en el domicilio de Pasaje Podestá 1017 de BB, donde vivía junto a su madre y sus hijas, testigos del secuestro. El grupo de tareas se identificó como policía, lo cual es una nueva muestra del accionar de las FFAA en el marco de la Doctrina de Seguridad Nacional. Cinco personas vestidas de civil y armadas. Una vez que el operativo comenzó ella fue secuestrada y sacada a la fuerza, se le dijo que iba a declarar a la comisaría, la familia quedó encerrada dentro de su casa. Una vez subida a un vehículo, la redujeron,  le taparon la cabeza con una capucha. Ingresó a “la escuelita”, la desnudaron, la ataron a una especie de elástico o camastro, le colocaron una toalla en al boca, comenzaron a interrogarla y torturarla, le preguntaban por su “nombre de guerra” y la amenazaron con que la próxima sería una de sus hijas.
Perdió el conocimiento y al recobrarlo estaba en otra habitación, vendada y atada con una soga a una cama.
En otra de las sesiones la interrogaron sobre las actividades de sus compañeros de trabajo en la Caja de Crédito Bahiense y su participación en grupos de teatro.
El interrogador a cargo era “el tío” Santiago CRUCIANI del Destacamento de Inteligencia.
Otros padecimientos sufridos fueron: escuchar a otros torturados, golpes, permaneció tirada varios días con prohibición de hablar, simulacro de ataque al lugar, con disparos de arma de fuego.
Dio cuenta ella que pudo ver por debajo de la venda, que había muchos cautivos tirados en el piso y en particular vio a una joven embarazada (IZURIETA). Dio cuenta que allí estaban PEDERSEN y los secuestrados AMAYA y SOLARI IRIGOYEN.
Tras casi un mes de cautiverio y torturas “el tío” le dijo que la iban a liberar.
Lesiones gravísimas: a causa de las torturas ella sufrió consecuencias físicas y psíquicas, resultó con  cirugías sobre riñones y prolapso uterino.
Esas eran las actividades del Ejército Argentino y del Departamento de Inteligencia: atacar la corporeidad de sus víctimas y destrozar sus órganos.
La liberación de DELUCHI fue el 30/8/76 alrededor de las 22:00 horas. El propio CRUCIANI la llevó a su casa y al día siguiente le llevó su documento.
Durante el cautiverio había perdido 15 kilos, por las torturas apenas podía caminar.
La hija de Nélida describió su estado al llegar a su casa. Siguió sujeta una vez liberada, a una modalidad de tortura sostenida, que consistía en la irrupción en su domicilio constante, de guardias del CCD que iban a su casa y relataban lo que hacían en “la escuelita”. “Chamamé” por ejemplo, que fue identificado como Felipe AYALA, o “zorzal” Arsenio LABAYEN.
“Chamamé” le contó sobre el secuestro de los chicos de la ENET, lo que tenía una dimensión especial para ella porque su hija había estudiado allí y a partir de eso tuvo que esconderse para resguardar su libertad y su vida.
La búsqueda estuvo a cargo de Claudia GUERIN, su hija de catorce años, quien tuvo que ser “la madre de su madre” según sus propios dichos.
Fue al comando del V Cuerpo junto con la madre de Nélida y vio en una lista el nombre de su madre. Insistió en hablar  con ASPITARTE, hasta que apareció un teniente coronel encargado de dar respuestas a la familia y acallar los reclamos, quien la maltrató y la sacó del V Cuerpo.
Cuando su madre había sido liberada, llegó una nota firmada por el Comandante de Zona del V Cuerpo, quien le informaba que no estaba detenida en ese lugar.
Fueron a la Curia los familiares de DELUCCHI e insistieron en hablar con MAYER, quien no dio ningún tipo de respuesta.
Además de los testimonios de DELUCHI, Claudia GUERIN y PEDERSEN, se incorporó por lectura la declaración de la madre, VILLAFAÑE.
Con los certificados médicos se encuentran acreditadas cada una de las circunstancias traumáticas que persisten hasta el día de hoy, por lo cual no está en condiciones de prestar declaración testimonial.
Obran documentos de Inteligencia donde se la ha perseguido luego de ser liberada y la documentación referida en el caso de FURIA.
Se encuentra acreditado que Nélida DELUCHI fue secuestrada el 5/8/76 en su domicilio, estuvo en “la escuelita”, sufrió torturas y lesiones gravísimas, liberada alrededor del 30/8/76 y luego sometida a un constante tormento con la presencia periódica de guardias clandestinos en su domicilio.