miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía. 8.53 Enrique Núñez.


Caso Enrique NUÑEZ: quien también declaró en esta audiencia. Fue secuestrado entre el 19 y 20 de marzo de 1976, se desempeñaba en la Municipalidad y mientras trabajaba en su oficina, fue un “grupo de tareas” a buscarlo, lo retiró del lugar y durante algunos días permaneció desaparecido. Relató que una vez que lo sacaron de su oficina, lo redujeron en un automóvil, lo encapucharon y que el vehículo en el que lo llevaban tomó por “el camino de la carrindanga” y de allí a “la escuelita”.
Fue interrogado en numerosas oportunidades: torturado, golpeado, interrogado por su presunta pertenencia a MONTONEROS, y la supuesta vinculación con el caso ROJAS-PAPINI. Identificó a “el tío” CRUCIANI quien estaba a órdenes de GRANADA.
El propio CRUCIANI fue vista por NUÑEZ, entrando al Destacamento de Inteligencia al lado del trabajo que la víctima tenía. Se corrobora que CRUCIANI tenía presencia física en el Destacamento de Inteligencia, pese a los dichos de los acusados. Por el contrario, las propias víctimas lo veían ingresar a las oficinas de calles San Martín o Chiclana.
Fue liberado el 24 de marzo luego del golpe de estado y después tuvo que declarar en una Comisaría, por una denuncia hecha por allegados a él. Allí tuvo que manifestar que no había sido torturado, lo que sencillamente como explicó a este Tribunal, fue una medida de protección, tomando en cuenta la situación.
Sobre las secuelas que produjeron estos hechos sobre su vida e integridad psíquica, dijo que “nadie puede olvidar estas circunstancias… durante años la sensación de temor la llevé conmigo”
El secuestro, cautiverio y torturas que padeció la víctima fueron acreditados con los testimonios de CAMAGNI, MARTÍNEZ, GONZÁLEZ GAGO, COLLAZOS y la incorporación por lectura de las declaraciones de  GUCCI y RUFFINI.
Información de Inteligencia lo sindica como uno de los “blancos” sobre los que actuarían, lo sindican como perteneciente a la OPM MONTONEROS.
De este modo está probado que Enrique NUÑÉZ fue secuestrado el 19 o 20/3/76, trasladado a “la escuelita” donde fue sometido a torturas y liberado luego del golpe de Estado del 24/3/76.