miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía 8.25. Luis García Sierra.


Caso Luis Miguel GARCIA SIERRA: es el último caso de este subconjunto de Viedma. El fue secuestrado el 26 de noviembre de 1976 a las 22:00 horas en la intersección de Colón y Laprida de Viedma, por un grupo de tres a cuatro personas armadas que lo abordó, le vendó los ojos, lo introdujo a un auto y lo trasladó a un descampado en las afueras de la ciudad. Le decían que era de la misma organización que él los había delatado. Momentos más tarde fue llevado a otro vehículo, donde lo ubicaron en la parte trasera y le ordenaron no hacer preguntas. El trayecto duró unas horas hasta llegar a Bahía Blanca, donde permaneció cautivo en “la escuelita”.
Conforme la declaración que prestara en este juicio, su cautiverio duró aproximadamente un mes, durante el cual estuvo vendado, atado a una cama, también en el piso y sometido a interrogatorios y torturas. Recordó los apodos “tío” y “laucha”. Dijo que sus interrogadores insistían sobre su “nombre de guerra” y lo amenazaban con llevar a su madre a “la parrilla”. Había otras personas cautivas en el lugar.
Su permanencia en el CCD se acreditó con los testimonios de ROBINSON, ABEL, RIAL y MEILAN, quien relató que oyó cuando lo torturaban.
También Gunardo PEDERSEN dio cuenta del secuestro y gestiones realizadas para conocer su paradero.
GARCIA SIERRA dio cuenta del cautiverio de ROBINSON, CRESPO, AYALA, CHIRONI y FERRERI.
El 24 de diciembre de 1976 fue trasladado a la UP4 con LAURETTI, ABEL y AYALA, efectuando un relato similar del traslado y la recepción por parte de NUÑEZ. También fue puesto a disposición del PEN recién el 3 de enero de 1977 mediante Decreto 1/77.
Todas estas circunstancias están señaladas en la ficha de la unidad.
Sobre el  cautiverio en la UP4 contamos con los testimonios de LAURETTI, MEILAN y ABEL.
El 22 de agosto de 1977 fue trasladado a Rawson y a raíz de gestiones que realizaron sus padres, con quien tomó contacto a través de una carta escrita en la unidad carcelaria, se le dio la opción de salir del país, partiendo a España en octubre de 1977, previo un período de detención en el penal de Caseros.
La prueba documental que integra el caso es el expte. 77 de la CFABB, decreto 1/77 y el decreto PEN 2768 por el que se lo expulsó del país, también contamos con la ficha individual UP4.
Información de Inteligencia respecto a REMIRO: este informe  menciona que entre enero y marzo’74 el nombrado trabajaba en la JUP junto con los delincuentes terroristas (DT) entre ellos Miguel Ángel GARCIA SIERRA, también está mencionado aquí Daniel Guillermo HIDALGO. Al final del documento y esto es algo bastante común, se dan nombres de  personas involucradas en el informe y hay una lista de los mencionados entre los que está GARCIA SIERRA. Esto disparaba nuevas fichas contra estas personas. Tal vez hasta ese momento no registraba antecedentes ni de la Prefectura Naval, ni de la comisión asesora de antecedentes.
Una cosa que queríamos mencionar es que la información acerca de que trabajaba en el JUP, surge del Batallón de Inteligencia 601, hasta ahí llegaban los nexos de la información; por eso les decía que el flujo de la Inteligencia era de abajo hacia arriba y al revés. El Batallón de Inteligencia 601 era el máximo organismo de manejo de Inteligencia en el país.
También hay información sobre su  alojamiento en unidad carcelaria. Tenemos aquí nuevamente la orden de alojamiento de los DS, están GARCIA SIERRA, MONGE, CHIRONI, ROBINSON y ABEL, dice que los correspondientes decretos PEN serían puestos en conocimiento oportunamente. Firmada por DA PEÑA del Departamento 1 – Personal del Comando del V Cuerpo de Ejército.
También acá hay otra constancia, en la que se comunica a la UP4, emanada del V Cuerpo, quiénes han pasado a disposición del PEN por Decreto 1/77 entre ellos GARCIA SIERRA, CHABAT; etc. El documento está firmado por PALMIERI, Jefe de la División Enlace y Registro.
Le cedo la palabra al doctor CÓRDOBA, que seguirá exponiendo los casos.