miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía. 5. Contexto local. Esquema de la represión ilegal.


(continúa Azzolín) Voy a referirme ahora al contexto particular de los hechos sucedidos en la zona de Bahía Blanca, y esta exposición la vamos a tener compartida con el Dr. CORDOBA que me va a seguir en unos minutos.
La realidad de la organización militar de Bahía Blanca y de la zona de influencia se compadecía al tiempo de los hechos con lo que ocurría a nivel nacional, ya hemos mencionado que alguna de las reglamentaciones mencionaban la existencia de una zonificación del país, esa es una zonificación del país que dicen los reglamentos, tenia que ver con el plan de capacidad del años 72, si bien podía aparecer respondiendo como una organización administrativa del ejercito, también respondía a una concepción ideológica que tenía que ver, como lo menciono CORDOBA anteriormente, con la estructura represiva que se había establecido en Francia para reprimir a la guerrilla de Argelia. La zonificación, la cuadriculación de un determinado territorio tenía que ver con eso también. Pese a que esta mencionado en algunas de las directivas que hemos mencionado, oficialmente el Ejercito Argentino se ha encargado de indicar que toda la normativa relativa a la existencia de áreas, zonas y subzonas, como la planificación de la represión política durante el gobierno de facto fueron destruidas por órdenes emanadas por el propio gobierno de facto. Sin embargo, hay algunos elementos que se fueron recolectando a lo largo de estos años que permiten reconstruir el panorama, por ejemplo los Anexos I, II y III de la directiva del consejo de defensa 175, donde están mencionadas las zonas. También el trabajo sobre Áreas y Tumbas, informe de los desaparecedores de Federico y Jorge MITTELBACH, informe que fue incorporado al debate, nos permite reconstruir el panorama.
Para la época el ejercito estaba desplegado en el país que había sido divido por zonas, en definitiva terminaron siendo cinco. Cuyo comando coincidía con el de cada uno de los cuerpos de ejército y en algún caso con el comando de institutos militares. En lo que nos interesa el comando de Zona V, se encontraba a cargo del comandante del V Cuerpo de ejército con asiento en esta ciudad y jurisdicción sobre el sur de la provincia de Buenos Aires, varias localidades linderas y algunas otras de la provincia de Rio Negro, incluida la ciudad de Viedma. También la subzona 52 a cargo de la Brigada de Montaña sexta con asiento en Neuquén. La subzona 53 a cargo de la Brigada novena con asiento en la ciudad de Comodoro Rivadavia. Y la subzona 54 a cargo de la Brigada onceava con asiento en la ciudad de Río Gallegos. Esta, hay que destacarlo, fue creada en 1980.
Finalmente cada subzona estaba dividida en áreas, generalmente a cargo de Unidades de Combate, en lo que interesa a la subzona 51 que es donde se cometieron los hechos, estaba integrada por el área 511, cuya Unidad responsable el Batallón de Comunicaciones 181. También teníamos el área 512 y 513. Esta distribución se basa en el trabajo publicado por Mittelbach, que no se le ocurrió hacer esto porque un día se levanto a la mañana y distribuyo el país en áreas, sino porque el mismo fue militar y se nutrió de los documentos militares a los que tuvo acceso durante el ejercicio de sus funciones. Y además así lo ha afirmado cuando presto declaración testimonial en muchos otros juicios en los que se investigan este tipo de crímenes.
Además ese esquema termina siendo ratificado por Adel VILAS cuando declara ante la Cámara Federal bahiense, él presento un grafico en El cual aparece representado el esquema del V Cuerpo del Ejercito. En muchos otros documentos aportados en el juicio, por ejemplo el Procedimiento Operativo Normal: PON, que fue aportado también por Vilas ante la Cámara Federal de Bahía Blanca se menciona a la jefatura del área 51 o del Comando del V Cuerpo de Ejército, esto para que nadie nos venga a decir que la zona no existía, que el área no existía y que la zona de defensa V tampoco existía y está documentado.
Como mencione precedentemente, además de toda la normativa que mencionamos, en la caso concreto de Bahía Blanca, parte de su actividad estuvo signada por el PON 2475, titulado Detención, registro y administración de delincuentes subversivos y que fuera aportado por Adel VILAS en su declaración indagatoria. Hubo muchos otros PON, algunos están mencionados en las normativas, alguno otro fue mencionado por CORRES en alguna declaración, pero en la mayoría de los casos estos PON no han sido obtenidos, probablemente porque hayan sido destruidos. El objetivo declarado de este PON que fue incorporado al debate, es fijar el régimen para la ejecución de las detenciones y tratamientos a someter a los delincuentes subversivos, tendiendo entre otras cosas a obtener la mayor cantidad de información posible. Se determinan como deben fijarse los blancos, lo que implica una actividad de inteligencia, también como practicar las detenciones, basadas obviamente en esa actividad de inteligencia previa. Ya que incluso se habla en el reglamento de los motivos que genero cada uno de las detenciones, hace hincapié en tomar medidas de seguridad para que el detenido no reaccione frente a la accionar militar y en el comienzo del interrogatorio del recién detenido por el jefe del operativo. Se dispone el traslado del detenido a un lugar de detención provisorio con gran injerencia del G1 personal, que era el encargado de designar el lugar a donde debería ser alojado, o incluso del traslado si el lugar estaba colmado en su capacidad. Cada detención debía culminar con un informe que era entregado al área de personal, al área de inteligencia y al área de operaciones. Que no me vengan a decir que los jefes de operaciones autorizaban casamientos.
Alojado el detenido debía darse cuenta de la detención al destacamento de inteligencia 181, cuyo personal debía interrogarlo, con el objetivo final de fijar nuevos blancos, pudiendo trasladarlo a otro lugar para facilitar la investigación. El G1 se encargaba de designar ese nuevo lugar. A cargo del G1 estaba también estaba decidir o no la puesta del detenido a cargo del PEN y la comunicación, si se justificaba dice el reglamento, al Juez Federal. Parece que había detenidos, cuya detención no se justificaba hacerle saber a la justicia civil. Incluso en caso de fallecimiento, el G1 tenia la posibilidad de infórmale o no al Juez Federal esa circunstancia. La libertad si no había méritos también estaba a cargo del G1. Una vez trasladado a una unidad carcelaria, la decisión acerca de su libertad, y eso se empareja con lo que nos dijo CORDOBA antes, era tomada por el comandante de la subzona, asesorado por el G1, G2 y G3, personal de inteligencia de operaciones.
En la cárcel los detenidos podían ser interrogados por el personal militar, previa autorización del área de personal. Y el destacamento de inteligencia debía informar diariamente al área de personal y al área de inteligencia los detenidos en procedimientos efectuados ese mismo día. Con esta explicación le voy a ceder la palabra al Dr. CORDOBA que va a seguir explayándose sobre el organigrama del V Cuerpo de Ejército.
Córdoba (Fiscal): Este esquema represivo que acaba de describir el Dr. AZZOLIN tuvo aplicación en estructuras concretas existentes, organizadas en esta ciudad en diferentes unidades, me refiero a que Bahía Blanca es el asiento, incluso actual, del Comando del V Cuerpo de Ejercito, del Batallón de Comunicaciones, del Destacamento de Inteligencia 181, que ahora tiene otra denominación.
En primer término en relación al Comando de Cuerpo, fue una de las cinco grandes unidades de batalla del país y destaco en esto que es uno de los cinco cuerpos de ejército que tenía enclave, al momento en que se produjeron los hechos, en una ciudad de aproximadamente 200 mil habitantes. Esa era la dimensión de Bahía Blanca, es decir que tenemos una desproporcionada estructura militar, respecto de la dimensión de la sociedad civil, esto, en principio, no debería ser un dato relevante, si es que los cañones de ese ejército no apuntaban hacia las calles de la ciudad, hacia las personas que vivían acá. Y tiene enclave en esta ciudad a partir de una decisión estratégica relacionada con la defensa de la frontera territorial patagónica, desde allí es que el enclave es Bahía Blanca y es un Comando de Cuerpo, del cual dependen todas las unidades patagónicas. Es decir: esa es la dimensión del comando del V Cuerpo de Ejército. Insisto que el ejército es fundante de esta ciudad que esta signada por el aniquilamiento, se fundó sobre el aniquilamiento de los pueblo originarios, del mismo modo es conocida la escena en la cual el fundador de Bahía Blanca, el coronel Estomba, ataba a la boca del cañón a quien se sublevaba en su ejercito y lo volaba por los aires, eso parece ser un episodio que signó también, evidentemente por otras razones, la historia local; también luego por el enclave del Comando V Cuerpo de Ejercito de la ciudad, también se reorganizó para la protección de intereses portuarios a partir de que Ingeniero White y Bahía Blanca era un lugar en donde había potencialmente, y de hecho los hubo, conflictos laborales internacionales por la actividad portuaria, la primera huelga nacional de la historia argentina fue decretada en esta ciudad. Y este perfil, estas razones salteadas de por qué y cuál es la conformación del V Cuerpo de Ejercito, tampoco fue ajena a la investigación y juzgamiento de estos hechos, de hecho en el 2009 cuando estando detenido en prisión preventiva en la policía federal argentina Julián Corres, una mañana ya no estaba. Se habló de fuga, se habló de alguna otra posibilidad, esto se dio durante la licencia del Ex Juez Retirado Alcindo ÁLVAREZ CANALE. En ese momento la investigación que se hizo enseguida derivó en la responsabilidad en el año 2009 de quien estaba a cargo de la agencia de inteligencia y del comandante de cuerpo, es decir, a partir de haber direccionado por la doctrina de seguridad nacional la injerencia en asuntos internos además del control social histórico ha sido permanente incluso hasta el presente. La organización de este comando de cuerpo tiene una máxima autoridad que es el comandante que coincide con el comando de zona que es la máxima autoridad de la Patagonia, es un general del Ejército y es uno de los cinco a nivel nacional, que poseía al momento de ocurrir los hechos un poder político irrestricto, es decir, era la utoridad militar y a la vez la autoridad política de la Patagonia, además del poder sobre la vida y la muerte de las personas que determinaban que eran sus enemigos. Estos cargos fueron ocupados sucesivamente por OLIVERA ROVERE, AZPITARTE, CATUZZI y VAQUERO. El segundo comandante que era la autoridad que le sigue en esta jerarquía fueron SUAREZ MASSON, VILAS Y CATUZZI. Luego viene el Secretariado General, el Jefe del Estado Mayor y el Estado Mayor dividido en diferentes departamentos; Departamento 1 "Personal" a cargo de FANTONI en lo que aquí interesa, el 2 a cargo del prófugo ALVAREZ, el 3 a cargo de Juan Manuel BAYÓN y el 4 "logística", estuvo a cargo de COBO quien falleció antes de ser juzgado. Debajo de esos departamentos están las divisiones en las que se organizan, divisiones en lo que aquí interesa estuvieron a cargo de; Inteligencia cargo de TEJADA, Registro y Enlace dentro de personal a cargo de DELMÉ y en operaciones a cargo de PÁEZ. A partir de allí se ramifica la estructura militar en diferentes unidades de menos jerarquías y con mas personal. Uno de los puntos que este debate ha tenido y va a tener es cuál era el rol de este Estado Mayor, si era un rol meramente asesor o si era un rol operativo. Lo hemos tenido que escuchar acá a MANSUETO o a PAEZ, ambos acusados, que nos dan la imagen de un Estado Mayor como una especie de un cuerpo celestial que eventualmente, y ante el requerimiento del Comandante emitirían algún tipo de parecer sobre alguna alta cuestión militar, ahora: eso no explica, es incompatible, está desmentido, queda deshecha esa posibilidad con la frondosa documentación que ellos mismos suscriben, pidiendo capturas u ordenando, por ejemplo en el caso del G1 de FANTONI, el traslado de un detenido, no sabemos desde donde. Obviamente del CCD, porque no decían desde donde, a la cárcel o teniendo injerencia, por ejemplo, en quien autorizaba al G1 que pueda interrogar a alguien en la cárcel, eso era una orden exclusiva expresa de por ejemplo FANTONI que enviaba a la cárcel a un detenido por considerarlo "subversivo", decía: ténganlo ahí adentro, en estas condiciones, comunicado o incomunicado y eventualmente decía expresamente, eso lo veremos luego en documentación, que podrá ser indagado, interrogado por la Brigada de Investigaciones. Esa era la injerencia de ese Estado Mayor, lo cual no tiene absolutamente nada que ver con esa figura que desde hace años vienen sosteniendo de un Estado Mayor asesor, ni hablar obviamente de la presencia y el protagonismo de PÁEZ en las torturas. Respecto al funcionamiento de esta cadena de mando, que va desde Comandante, General hasta Coroneles a cargo de departamentos y jerarquías inferiores o medias como Capitanes, Tenientes y demás; hay 2 casos que revelan que las ordenes fluían por la cadena de mando. Uno de esos casos lo contó uno de esos Comandantes en indagatoria, al ser preguntado por esta cuestión de cadena de mando, explicó que en una oportunidad un cabo de apellido POSSE secuestró a 2 personas, luego las habría extorsionado y las llevó al Comando del Cuerpo y las mató. Este Comandante, general, dijo que en ese caso como no era un procedimiento ordenado lo sometió a la justicia civil, le hizo un sumario interno, administrativo propio de la institución militar y desde allí fue llevado al ámbito civil y juzgado por la justicia civil. Y en el caso del cabo ALMADA, un caso en donde la instrucción de un sumario administrativo nos revela que en el marco de un procedimiento anti subversivo, a cargo de Julián CORRES uno de los Suboficiales que participaba de ese procedimiento robó para él una sombrilla y algunos elementos menores, eso también al no estar ordenado, al salir de la orden que se la había dado de solamente violar el domicilio y eventualmente secuestrar a quien buscaban, generó un sumario interno y una sanción disciplinaria. Estos hechos son determinantes, porque nos dan la pauta de que en plena dictadura, el que se salía del mando era sancionado, y si uno ve el legajo de CRUCIANI no tiene ninguna sanción por parte de GRANADA, por ejemplo, que era quien podía darle ordenes, quien debía controlar que hacia y le daba el contenido a la actividad de su subordinado. Lo mismo ocurre con el legajo de CORRES, no tiene ninguna sanción por parte de TEJADA, es decir, esto nos confirma que ambos; oficial y suboficial, principales torturadores del CCD actuaron por orden de estos 2 acusados por poner ejemplos. Es decir, en este esquema, la diferencia entre lo ilegal o no, que es lo que estamos determinando en este juicio, no pasaba ni por la conducta, ni por el código penal. Lo que determinaba la inclusión o no de la legalidad era la observancia de la cadena de mando o la salida de ella. Y esto implicaba que en el plan criminal toda ilegalidad tenia que pasar por la decisión del superior jerárquico, Comandante, segundo Comandante, Jefe de departamento, Jefe de División hasta el elemento operativo, como ellos le llamaban, y esto incluye también la cadena de mandos intermedia como por ejemplo MASSON como Jefe de Sección, que tampoco tiene sanciones, ni han sancionado a ningún suboficial, ni a ningún miembro de la Agrupación Tropa sobre la cual tenia la jefatura. IBARRA tampoco tiene sanciones de BAYON, es decir, la presencia y despliegue de IBARRA en el operativo de acción psicológica desarrollado en Catriel 321 durante el tiempo en que el cumplía ordenes que emitía o transmitía BAYON, es plena responsabilidad de BAYON, sino, sancionaban hasta quien se robaba una sombrilla. Esto determina que la actuación orgánica de los elementos operativos como CORRES, CRUCIANI, IBARRA por ejemplo, determine una sanción penal, tenga repercusión sobre lo que es la construcción de la responsabilidad penal conforme a las pautas dogmáticas vigentes, y esto lo confirman  por otro lado que en una institución jerárquica como la institución Armada o la institución Policial, es siempre de actuación colectiva. Nosotros fuimos a hacer una inspección ocular a la Batallón de Comunicaciones 181 y ahí pudimos ver nosotros mismo que no hay operación posible, dentro de lo militar, de 1 sola persona. Para abrir una puerta el Teniente Coronel, delante de las partes y de los jueces, le dio una orden a un teniente. Ese teniente, a un suboficial que se hiciera presente y que después abra la puerta. Ese es el modo en que se graficó, incluso adelante nuestro, el modo en que funciona una cadena de mando, aun ante un hecho insignificante. Es decir, es absolutamente impensado que por ejemplo CORRES haya actuado por propia iniciativa y no por orden de GRANADA. Y ese paralelismo inicial que contrasta entre la misión del Comando del V Cuerpo y lo que fue la realidad del terrorismo de estado que desarrollaron, también repercutió años después. Es decir, potenció una ineptitud en el plano estrictamente militar, esto lo destaca Salvador María Lozada quien dice que el terrorismo de estado también conlleva una perdida de la capacidad combativa en toda situación en que no se verifiquen ventajas abusivas y exorbitantes en las que operaron las FFAA en estos casos. Los ejércitos tienden a volverse ferozmente imbatibles con su población y grotescamente ineptos frente al adversario interno, y estos oficiales se refugiaron en estos hechos, en la supremacía feroz de picana y de lo que ellos pretendían como combatientes; personas atadas y vendadas. Por otra parte, en los hechos que vamos a describir luego, vamos a ver una frecuentación constante de estas personas en lo delictivo, es decir secuestraban, cumplían su objetivo, pero luego robaban también. Se llevaban el auto. Volvían a buscar las sillas. Lla mesa, todos los electrodomésticos. Y esta frecuentación constante en lo delictivo de estas personas devino en una practica estatal y un método de actuación y eso es lo que derivo en el saqueo, en los delitos, en el robo, quizás por compararlo con lo que constituye el centro de la acusación, eran delitos menores. O sea, no solo era el odio al sucio trapo rojo como ellos decían, fue al mismo tiempo una macrocriminalidad del terrorismo de estado y en esa frecuentación constante con lo delictivo es que robaban los elementos que había en una casa hasta la ropa. Alicia PARTNOY nos conto que reconoció la ropa de Mary JUNQUERA en el CCD, llegaban a eso, hasta robar la ropa de sus victimas. Y al respecto de esa frecuentación constante en lo delictivo, como he dicho antes, el accionar de estas personas destruyó los vínculos sociales de cada una de la victimas y también de la sociedad; y también los saco de las pautas civilizatorias a ellos, y este proceso de justicia, este juicio que se esta desarrollando tendrá como efecto secundario también sacarlos de esa criminalidad constante en la que vivieron y viven respecto de los familiares. Es decir, el proceso de justicia tiene no solo un efecto reparador para las victimas, sino que al mismo tiempo representa una sentencia que reescribe la biografía de estas personas, les revela las verdad de lo que han sido, cualquier discurso justificativo que puedan tener se deshace con las pruebas y en forma de condenados, como debe ser, van a tener el regreso al plano jurídico que también los tiene que incluir a ellos.
Siguiendo con la estructura militar, voy a hacer alguna referencia a uno de los generales que estuvo a cargo de la segunda comandancia, que es Adel VILAS, fue el segundo Comandante, Jefe de Estado Mayor y Comandante de subzona y durante su indagatoria en el año 1987 ante la Cámara de apelaciones hizo el primer aporte documental de entidad en una causa judicial: El Plan del Ejercito fue aportado por el en esta causa y es una figura que refrenda el concepto del ejercito tomando el cuerpo social de la población como blanco de ataque. VILAS fue uno de los pioneros del terrorismo de estado que encabezo el Operativo Independencia en Tucumán y aplico allí las enseñanzas de la Escuela Francesa que luego también aplicaría acá, que es la transformación del Ejercito Nacional organizado como institución publica fundante de la nación en un ejercito de ocupación del propio territorio, y en ese accionar del terrorismo de estado que implica accionar contra la propia población es que el abarcó tanto al enemigo como a los flancos que son los aliados a los enemigos, a los familiares también. El objeto inicial de la presencia de VILAS en esta ciudad decía ser la concepción ideológica de la subversión, por eso, la ofensiva inicial en Bahía Blanca se podría considerar que el golpe de estado comenzó un año antes en la ofensiva con eje en la Universidad Nacional del Sur. En el discurso de los acusados en este juicio, VILAS es un loco, un descastado, alguien que dentro de la institución tiene su propia ley. Lo ha dicho por ejemplo GRANADA en su indagatoria, MANSUETO lo esbozó también cuando habló ante el Tribunal. Ellos consideran que VILAS era un psicópata, que estaba loco, que tenia su propia ley, con la que solo él y la gente de él se regia, pero esta hipótesis, esta forma de explicar la presencia y las acciones de VILAS que ellos compartían, hay ordenes, luego lo vamos a ver documentado, que daba VILAS y cumplía GRANADA, supone, para que VILAS sea un descastado, que la institución sea distinta, y en estos años que abarcan los hechos, la institución era lo que fue VILAS, y VILAS fue lo que fue su institución. Al llegar a Bahía Blanca había ya grupos operativos paramilitares operando y lo que hizo el accionar de este segundo comandante fue darle organización a eso, por eso el plan sistemático del que habló el Dr. AZZOLIN tiene en el accionar de VILAS, cuando llega y los incorpora a las fuerzas del ejercito, es ahí en donde el plan sistemático entra a funcionar y cambia la impronta de las conductas represivas y también del tipo de hechos que vamos a encontrar. También como otra forma de rebatir que VILAS no eran un descastado, tampoco un protagonista exclusivo, sino que era parte de una institución, está el indicativo de que cuando se fue la represión siguió igual, incluso hubo periodos en que se profundizo.
En la indagatoria en primera instancia GRANADA intentaba decir que CRUCIANI no estaba a cargo de él, sino a cargo de VILAS. Cuando se le preguntó como iba a explicar él que después de ido VILAS de Bahía Blanca CRUCIANI siguió haciendo lo mismo y el que siguió fue él: no supo que responder. Es decir, esa tesis se rebate y confirma: quien le daba ordenes a CRUCIANI era GRANADA, en conjunción con las políticas de VILAS y con las que vinieron después. No era parte de una impronta personal que quizás la haya tenido VILAS con la política de tierra arrasada propia de la selva urbana que el decía, pero hubo un funcionamiento institucional que siguió y excedió la presencia de VILAS en Bahía Blanca. Luego hay también en el discurso de VILAS toda una concepción presuntamente ideológica de la represión por eso el ataque a los integrantes, a los profesores de la UNS al cual después hare referencia. Esa concepción ideológica se deshace, era obviamente de tintes nacionalistas, luego tuvo algunas cercanías políticas años después. En una de las escenas que nos relato Rubén BUSTOS ante el Tribunal dijo que mientras estaba siendo torturado por el juez y algunas otras personas, como la secretaria del Juzgado Federal en Comando V Cuerpo de Ejercito, mientras estaba cautivo, entró VILAS a los gritos diciendo: “Quiero cadáveres” ese era el grito que repetía; "Quiero cadáveres, quiero cadáveres". Esa expresión de "quiero cadáveres" no cabe en ninguna cosmovisión ideológica, no hay cosmovisión ni occidental, ni moral, ni cristiana, ni ninguna que pueda contener la expresión del asesino. Simplemente no hace falta ninguna otra concepción, ni tampoco ha tenido otra más allá del maquillaje legitimante de un discurso que se quiebra ante la pretensión simplemente de cadáveres.
Luego, el comando V cuerpo de ejercito, a eso me venia refiriendo organizo también la Agrupación Tropa como grupo de tareas, o equipo de lucha contra la subversión y utilizó el resto de los servicios y organizaciones que tiene en su ámbito como la sanidad del hospital y llego a integrar, en esta desproporción militar en la ciudad, a unidades enteras de la Patagonia afectándolas al accionar represivo. El 24 de marzo de 1976 viene en comisión todo el regimiento de infantería 26 de Junín de los Andes y se suma a los operativos antisubversivos. O lo mismo hace una dotación del regimiento 9, el regimiento de caballería 4, es decir, la estructura militar se reforzó para acometer contra la población, y eso es lo que luego veremos que explica la presencia de oficiales comisionados en Bahía Blanca, como el comando no tenía tropa operativa y quien se la proporcionaba y se la siguió proporcionando fue el batallón de comunicaciones, se seleccionó personal de las unidades dependientes de la unidades patagónicas, a un grupo de oficiales a partir de las cualidades que estos tenían y las disposición a ejecutar un plan criminal que consistía en la disposición incondicional a ir a secuestrar gente y es por eso que entre fines del 75 y principio del 76 llegan a Bahía Blanca comisionados para esa misión Santiago CRUCIANI, Adel VILAS, Enrique DEL PINO, Jorge Aníbal MASSON, CORRES, GARCIA MORENO, todas esas personas vinieron como un refuerzo y con una comisión; la de acometer la lucha contra la subversión que, obviamente, ellos no sabían a quien tenían que secuestrar, esa información ya la tenían los órganos de inteligencia.
La estructura militar con asiento en Bahía Blanca sigue con el Batallón de Comunicaciones de Comando 181, que ya desde el año 75, tenemos documentación que habla de que sus tropas hacían operativos de lucha contra la subversión, lo siguió haciendo en el 76 y continuo en el 77, en estos 2 años funciono como CCD, los jefes del batallón de comunicaciones fueron Cipriano Argentino TAUBER desde el 1974 hasta el 26 de noviembre de 1976 y luego siguió Jorge MANSUETO SWENDSEN del 27 de noviembre en adelante en lo que aquí interesa y fue el asiento del área 511, además del jefe del batallón tenia un segundo jefe; Carlos STRIKER procesado en primera instancia en este momento, Alejandro MARJANOV quien fue mencionado por los secuestrados, por la victimas del caso Enet, Alejandro LAWLESS reconocido en operativos antisubversivos, GANDOLFO, también procesado por el caso BARZOLA, reconocido en operativos, el oficial de operaciones Manuel Emilio FREIRE de quien el propio MANSUETO dijo que participaba de operativos antisubversivos. OTERO reconocido por GATICA en el secuestro de GATICA, Juan Carlos CASTILLO y Pablo FORNASARI. En fin, es una estructura que luego desarrollaremos, al momento de desarrollar la responsabilidad de MANSUETO SWENDSEN. Luego, además del V cuerpo y del batallón, estaba el destacamento de inteligencia 181, donde tenia además de jefe y segundo jefe, estaban las secciones a cargo de los acusados GRANADA, TAFAREL Y CONDAL. Allí en ese destacamento es en donde revistaba el personal civil de inteligencia, donde revistaba el fotógrafo de La Escuelita CALZETTA, uno de ellos al menos y que tuvo como actividad central la lucha contra la subversión. Luego al momento de analizar la responsabilidad de los acusados también haremos un repaso sobre las reuniones que quedaron documentadas de comunidad informativa donde participan y en donde el propio jefe del destacamento de inteligencia fija la agenda, por decirlo de algún modo, que es el plan criminal que iban a ejecutar. Ya desde el año 75 eso es responsabilidad del jefe del destacamento y no en carácter personal, sino, insisto, como parte de una actuación profesional dentro de la estructura militar. Luego también de estas estructuras relevantes para estos hechos esta el Servicio Penitenciario y la Unidad 4, la Delegación de Policía Federal.
No voy a ahondar en la estructura de la Armada, de la Prefectura, de la Gendarmería, de la Policía Bonaerense, de la SIDE que han estado mencionadas en este juicio. También en la documentación, pero voy a hacer referencia a otras complicidades o coautoría que se ejecutaron, que contribuyeron al perfil dictatorial...
Ferro (Pte) Doctor, vamos a dar por finalizada la jornada de hoy vamos a hacer un cuarto intermedio hasta mañana a las 9:00 horas.