miércoles, 1 de agosto de 2012

Alegato de fiscalía. 8.54 Clara Di Toto y Horacio López.


Caso Estela Clara DI TOTO – Horacio Alberto LOPEZ: secuestrados el 7 de mayo de 1976 en su domicilio de calle Casanova, ambos según declararon ante este Tribunal, eran perseguidos por su militancia política. DI TOTO dijo que era integrante del PC, su esposo era Secretario del PC. Esa militancia relevada por Inteligencia determinó la decisión de los ejecutores de secuestrarlos y torturarlos.
El secuestro fue en horas de la noche, por tres o cuatro personas encapuchadas y armadas, frente a su hijo pequeño. Ambos relataron las consecuencias que para este niño tuvo haber presenciado el secuestro de sus padres.
Ambos dijeron que se trató de un operativo rápido, inmediatamente después de reducirlos, les vendaron los ojos, los ataron  e introdujeron en un automóvil y luego de unos minutos, fueron ingresados a “la escuelita”. Al llegar los separaron.
A DI TOTO la colocaron encima de una cama de elástico y allí la sometieron a interrogatorio. La fotografiaron y la siguieron interrogando. Percibió otras víctimas en su misma condición. Sufrió torturas, simulacros de fusilamiento y abusos sexuales, que relató como “un manoseo más que agraviante”. Dijo que si uno manejara el corazón, ella hubiera querido morirse en ese mismo momento.
Al día siguiente fue liberada en Parque de Mayo, en las cercanías del Comando del V Cuerpo de Ejército.
LOPEZ por su parte declaró que los llevaron a una casona, dentro de la cual los separaron, lo tiraron en una cama de hierro, lo esposaron y para comer era llevado hacia un lugar donde había otros cautivos.
Reconoció la voz de Luis LEIVA, dirigente sindical ferroviario que también estaba secuestrado en “la escuelita” y que era llevado a otra habitación donde se hacían los interrogatorios, constatado por los peritos actuantes. Sufrió simulacros de fusilamiento, también tener que soportar que le pasen una rata por su cara y su cuerpo. Luego de algunos interrogatorios lo fotografiaron y pudo ver baldosas tipo españolas, arabescas y mayólicas, que coinciden con los elementos encontrados en el predio del V Cuerpo.
Dejado en libertad durante la noche, días después de su esposa, también en Parque de Mayo.
Las secuelas de su padecimiento las definió LÓPEZ como personales, psicológicas, laborales. Acentuó la pérdida de trabajo y la afectación a su hijo, que tenía dos años entonces y aún continúa tratando de sobrellevar las consecuencias.
También acreditaron los hechos los testimonios de SOTUYO, CASTAÑO GARDERES, y las incorporadas por lectura de LEIVA y D’OLIVO.
En cuanto a las constancias documentales se encuentran agregados en autos dos legajos CONADEP de cada uno de ellos y la causa 256.
En la documentación de Inteligencia, la motivación se da como necesaria por sus afiliaciones al PC, luego a DI TOTO la sindican como MONTONERA, era una rotulación intencionada indistinta, simplemente para operar sobre ellos. Ella está en otra ficha en una lista de simpatizantes de MONTONEROS, la incluyen con BUFFO, BOMBARA, COLOMA, DEL RIO, GIORDANO, MORETTI, HIDALGO, Eduardo y Enrique MAQUI. En otra documentación se la vincula a una organización comunista “Poder Obrero”.
La persecución sobre ella continuó en democracia: hay documentación del ’87 relevada por  Inteligencia donde  seguían siendo objeto de persecución.