jueves, 15 de septiembre de 2011

Sierra, libre y suspendido

Luego de 35 años impune y apenas 24 horas preso, el abogado Hugo Sierra, imputado por delitos de lesa humanidad en Bahía Blanca, recuperó su libertad. La decisión del Tribunal Oral Federal que a partir de testimonios de sobrevivientes ordenó su captura sirvió sin embargo para que el consejo superior de la Universidad Nacional del Sur suspendiera “provisoriamente” de sus funciones al ex titular de Derecho Penal II. Las autoridades de la UNS decidieron la suspensión “hasta que se resuelva su situación en la causa de referencia”, decisión sobre la que debe pronunciarse el juez Alcindo Alvarez Canale, que desde hace diez meses se resiste a ordenar la detención e indagatoria pedida por el fiscal Abel Córdoba. El pedido de liberación de Sierra lo presentó su abogado Rubén Diskin, cuñado del director de La Nueva Provincia, Vicente Massot. Alvarez Canale se excusó de inmediato y según trascendidos pidió licencia por quince días. Luego se excusó el juez ad hoc Santiago Martínez, y ante el sorteo de la Cámara Federal la decisión cayó en manos del abogado Luis Esandi. Con el argumento de que el Tribunal es incompetente para ordenar detenciones, a las 15 Sierra salió en libertad. El ex secretario del fallecido juez Guillermo Madueño está imputado por el Ministerio Público por haber sometido a interrogatorios bajo tortura a dirigentes sindicales en el propio V Cuerpo de Ejército y por perseguir a docentes y empleados de la UNS en una parodia de juicio por “infiltración ideológica marxista”, entre otros delitos.