miércoles, 11 de junio de 2008

Un prófugo, atrapado

Página/12

La causa por crímenes de lesa humanidad en Bahía Blanca tiene un prófugo menos. Se trata de Leonardo Luis Núñez, "El Mono" para quienes lo padecieron. Núñez fue el enlace entre La Escuelita, centro clandestino del Cuerpo V de Ejército, y la cárcel de Villa Floresta. Su rol consistía en simular encontrar todas las semanas a personas vendadas y esposadas minutos después de que secuestradores supuestamente desconocidos los abandonaban en el Parque de Mayo o al costado de alguna ruta. Sólo por casualidad todos habían estado en cautiverio en La Escuelita. Núñez los "rescataba", los cargaba en un camión del Servicio Penitenciario Bonaerense y sin motivo conocido los trasladaba a la cárcel, donde dejaban de ser desaparecidos. También acompañaba a los interrogadores del Ejército cuando visitaban el penal para formular alguna pregunta a sus ex cautivos.